Bitácora personal de un tomareño

domingo, 28 de febrero de 2010

Cuando no hay humildad, las personas se degradan.

No soy de leer entrevistas de nadie y menos de gente tan prepotente como Perez Reverte, pero en la portada del mundo de no hace mucho leí esto; “España es un país gozosamente inculto”.

Vi que era este escritor el que pronunciaba estas palabras y decidí leer la entrevista.

Para empezar no dudo de su talento como escritor, aunque solo leí una de las novelas de Alatriste y la tuve que cerrar porque no pude con ella, sobre gustos no hay nada escrito, como persona no tiene respeto por os demás y eso que se debe a un público. Pero lo que más me da por c…. de este hombre es con la superioridad que habla de los españoles en sí, de la gente en general, es como si él hubiese bajado del Olimpo y no fuese de la misma pasta que nosotros, un ser superior en definitiva.

Yo creo que para ser un escritor o persona de éxito hay que ser más humilde. Quizás la fama te haga comportarte de esta manera, eso solo lo sabe quién goza de ella, pero es una pena.

5 comentarios:

TriniReina dijo...

Yo tampoco pude con "Alatriste", pero si me gustó "La piel del tambor". En cuánto a sus artículos, pues no he tenido ni el gusto ni el disgusto de leerlos.
No sé si es prepotencia o seguridad lo que derrocha:)

Besos

Miguel Ramos dijo...

Prima, solo ha que ver una de las pelitas que dejó en la entrevista que menciono; “Antes de tener éxito con mis libros, yo era igual de chulo”...
Creo que dice mucho.

Jose M. Ariza dijo...

Saludos.

Gracias por visitarme.

Respecto de Reverte... reconozco que algunas de sus novelas me han parecido buenas y que alguna vez he reproducido discursos suyos.

Hubo alguno de ésos artículos que me parecieron geniales -no dudo de su calidad como periodista-, pero como persona supuestamente culta, rica y famosa deja mucho que desear.

Carece de la natural humildad, como dices, de los verdaderamente genios.

Y aunque no carezca de razón, no se debe tratar una lacra social de siglos a base de estacazos porque si su aportación a la cultura general es el desprecio -que es lo que rezuma de todo su discurso-, terminamos con Ortega y la élite dirigente, es decir, justo lo contrario de lo que pregona.

Y frente a la guillotina, el garrote vil que es más patrio. ¿Tal vez la lapidación, señor Reverte?

Cuídate.

Koji Kabuto dijo...

Pues en esta época de lo políticamente correcto, creo que dice verdades como puño, que muchos no se atreven a decir, aunque lo piensen.

Miguel Ramos dijo...

Koji, pero si yo veo bien que opine a su manera de los temas que le de la gana, pero lo que no me gusta ni un pelo es de la forma con la que habla de los demás, y ahí entramos todos, en definitiva, los que le compran sus libros.

Cargando noticias...